Saxofón Latinoamericano


La investigación sobre el saxofón en el contexto de la creación musical contemporánea de América Latina ha sido una preocupación permanente del trabajo artístico y docente del Dr. Miguel Villafruela, con el propósito permanente de ampliar el repertorio para el instrumento e incentivar la motivación hacia la creación de obras para el saxofón de parte de los compositores latinoamericanos.

En ese sentido, esta publicación Saxofón Latinoamericano tiene entre otros objetivos, a difundir la creación de los compositores latinoamericanos para saxofón e informar todo lo relacionado con el repertorio para el instrumento, existente en esta región del mundo.

Esta página es la primera edición para Internet que aborda el tema del saxofón en América Latina y a la vez se convierte en la actualización y renovación constante de su libro El Saxofón en la Música Docta de América Latina.

Obra escogida

CompositorOrrego-Salas, Juan (1919 -2019 )
PaisChile
ObraMovimiento Concertante, Op 123 (2003)
FormatoSaxofón y cuarteto de cuerdas
Instrumentación

Saxofón alto y cuarteto de cuerdas

Movimientosa) Lento, e un tanto libero b) Allegro
Duración7:00
Nivel8° año
Dedicado a:a Miguel Villafruela
Estreno:14 de enero de 2004
Datos Compositor

Juan Orrego-Salas nació en Santiago en 1919. Desde niño se acercó a la música y comenzó sus estudios de piano en 1925 con Julia Pastene y luego con Alberto Spikin. En 1936 ingresó al Conservatorio Nacional de Música de la Universidad de Chile y estudió composición con Pedro Humberto Allende y análisis e historia de la música con Domingo Santa Cruz.

Simultáneamente cursó arquitectura en la Pontificia Universidad Católica de Chile y se graduó en 1943. Al año siguiente concluyó sus estudios de música y, becado por las Fundaciones Rockefeller y Guggenheim viajó a Estados Unidos, donde recibió lecciones de William Mitchell (teoría general de la música), Georg Herzog y Paul Henry Lang (musicología), Randall Thompson y Aaron Copland (composición) y Robert Shaw (dirección coral).

De regreso en Chile, en 1946, se sumó con entusiasmo al proyecto de desarrollo de la vida musical chilena que impulsaba, desde la Facultad de Ciencias y Artes Musicales de la Universidad de Chile, su decano, Domingo Santa Cruz, reintegrándose al Conservatorio Nacional como profesor de historia de la música (1942-1953) y de composición (1953-1961), fue secretario general del Instituto de Investigaciones Musicales de la Universidad de Chile (1947-1949), director de la Revista Musical Chilena (1949-1953) y director del IEM (1957-1959); además, ejerció la crítica musical en El Mercurio de Santiago y otros periódicos, fundó el Departamento de Música de la Pontificia Universidad Católica de Chile, organizó conciertos desde la ANC, de la cual fue Secretario, dictó conferencias, etc.

En 1961 fue nombrado profesor de composición y musicología latinoamericana en la Universidad de Indiana, Estados Unidos, donde fundó y dirigió el Centro de Música Latinoamericano. Desde ese momento se aceleró la brillante carrera internacional de Orrego-Salas.

Su música se difundió extensamente, se le invitó continuamente a congresos, simposios y festivales en diversas partes del mundo, se le llamó a participar como jurado en numerosos concursos, e importantes instituciones, conjuntos musicales y solistas le han comisionado obras (American Wind Symphony Orchestra de Pittsburgh, Fundación Koussewitzky, Baroque Chamber Players, Universidad de Cornell, Eugene Rousseau, Eastman School of Music, Orquesta Sinfónica Nacional de Washington, Consejo Interamericano de Música y decenas de otros).

Por otra parte, sus aportes a la musicología se expresan en numerosísimos artículos y libros publicados por diferentes editoriales. La trascendencia de su carrera musical ha sido reconocida ampliamente en Chile y en el extranjero, habiendo logrado importantes premios, entre los cuales se encuentran el Premio Gabriela Mistral, otorgado por el Consejo Interamericano para la Educación, Ciencia y Cultura de Washington, en 1988, y el Premio Nacional de Arte, otorgado por el Estado de Chile, en 1992.

Juan Orrego-Salas tiene un extenso catálogo en el que figuran obras de todos los géneros, muchas de ellas premiadas.

Biografía por Fernando García.

Comentarios

La última obra para saxofón creada por Juan Orrego-Salas es Movimiento concertante para saxofón alto y cuarteto de cuerdas, op. 123, que fue compuesta en 2003 a petición del saxofonista Miguel Villafruela y está dedicada a éste. Esta nueva pieza transformó a Orrego-Salas en el autor chileno que más obras para saxofón ha compuesto, pues en su catálogo, como se ha indicado, aparecen cinco creaciones para el ese instrumento, la primera de 1967 y la última de 2003.
En relación a Movimiento concertante el compositor ha relatado: El virtuoso del saxofón, Miguel Villafruela, me pidió que le escribiese una obra de cámara, de no más de 10 minutos, en que su parte sobresaliese por sus exigencias técnicas para completar así la grabación en CD de todas mis composiciones para su instrumento, tarea que se proponía realizar. Decidí, entonces escribir una obra en que el saxofón y un cuarteto de cuerdas cumplieran con los deseos del solista.
Mi intimidad con el conjunto de cuerdas no me era extraña, puesto que estaba escribiendo una obra para violín y piano que titulé Vueltas y revueltas, mi opus 121, encargo de la Fundación Pro Violino de Cambridge, y me disponía a escribir dos cuartetos de cuerda, mi tercero y cuarto.
Creo que en ninguna de las creaciones que he nombrado y otras que estaban en trabajo sobre mi mesa, me he apartado del lenguaje que desde hace muchos años ha distinguido a mi obra. Lo describiría como la adhesión a un neo-clasicismo libre de las maneras evidentes en otros cauces estilísticos coincidentes, de una orientación tonal sin compromisos con la consonancia y de una continuidad que se sostiene en el empleo de módulos temáticos que, aunque diminutos, se hacen presentes en el total de su desarrollo.
En Movimiento concertante los referidos módulos están representados por un elemento arpegiado que se levanta hacia una segunda menor descendente y por la extensión ascendente y descendente- de este intervalo hacia otros diseños melódicos. Estos aparecen en las diferentes cadencias del saxofón, como en los pasajes acompañantes de las cuerdas. Formalmente esta obra se sostiene en una estructura ternaria encabezada por una introducción Lento e un tanto libero del saxofón solo que conduce a una sección movida, cuya continuidad se apoya en constantes alteraciones métricas de 6/8, 5/8 y 4/8, separada de una vuelta al soliloquio inicial y Allegro por un espacio Meno mosso e cantabile, protagonizado por las cuerdas.
Esta obra se estrenó el 14 de enero de 2004, en la Sala Isidora Zegers, presentada por el saxofonista Miguel Villafruela y el Cuarteto de cuerdas Nuevo mundo (Héctor Viveros, primer violín; Darío Jaramillo, segundo violín; Claudio Cofré, viola; Juan Goic, violoncello) con ocasión del homenaje que se le rindió a Juan Orrego-Salas por su fecunda vida profesional, en el marco del Festival de Música Contemporánea 2004 del Departamento de Música y Sonología de la Universidad de Chile.
Comentarios por Fernando García.

Grabación(CD) CONCERTANTE.Música de Cámara para saxofón. Miguel Villafruela. Obras de Juan Orrego-Salas.(2004). https://youtu.be/J8vQZfinMio https://youtu.be/qRUuwevIBss
Observaciones

(CD) CONCERTANTE.Música de Cámara para saxofón. Miguel Villafruela. Obras de Juan Orrego-Salas.(2004). Miguel Villafruela (saxofón alto) y Cuarteto de cuerdas "Nuevo Mundo". Héctor Viveros (violín 1), Darío Jaramillo (violin 2), Claudio Cofré (viola) y Juan Goic (violoncello).